Inadecuada lubricación de rodamientos

La vida de un rodamiento depende en gran medida su apropiada lubricación. Los lubricantes ayudan a disipar el calor, protegen las superficies contra la corrosión y reducen la fricción.

Las estadísticas muestran que cerca del 50% de los daños a rodamientos pueden atribuirse a una lubricación inadecuada.

A pesar de ser un término muy amplio, la lubricación inadecuada se clasifica en ocho categorías básicas: 1) sobrellenado, 2) grasa insuficiente, 3) grasa incorrecta, 4) mezcla de grasas, 5) sistemas e intervalos de lubricación incorrectos, 6) grasa desgastada, 7) contaminación por agua, y 8) contaminación por partículas.



A continuación, te ofrecemos una referencia rápida a dos de estas categorías básicas: sobrellenado y grasa insuficiente.

SOBRELLENADO

Llenar un rodamiento con demasiada grasa puede causar excesivo batimiento de ésta durante la operación y en altas temperaturas, resultando en sobrecalentamiento y escurrimiento en exceso* (fuga). El sobrecalentamiento ocurre porque el calor generado no puede disiparse adecuadamente y se va incrementando hasta que el daño ocurre. Al subir la temperatura de operación del rodamiento, el grado de oxidación de la grasa también incrementa drásticamente, se duplica cada 10°C.

*NOTA: Durante el arranque inicial, es común que en un rodamiento lubricado adecuadamente, se escurra una pequeña cantidad de grasa. Una fuga ligera, es generalmente recomendada por los fabricantes de equipo original, ya que la grasa escurrida, actúa como una barrera sellante que ayuda a mantener las partículas contaminantes en el exterior. (Fig. 1). Sigue siempre las recomendaciones del fabricante del equipo respecto a la purga del lubricante y a la cantidad corrrecta de rellenado.

Un rodamiento sobresaturado puede también, purgar o fugar grasa durante el arranque inicial. Sin embargo, con el avance del tiempo y el incremento de la temperatura, el exceso de grasa continuará escurriendo del rodamiento sobresaturado y tendrá un color oscuro.

Fig. 1- Grasa “limpia” purgándose ligeramente (escurriendo) de un rodamiento durante su arranque inicial, es generalmente aceptable. La grasa está húmeda y de consistencia pareja. Si este escurrimiento menor, no causa ningún problema, puede dejarse así puesto que esta grasa actúa como una barrera sellante efectiva.

Fig. 2- Recipiente de petri con grasa bastante oxidada que se escurrió de un rodamiento sobresaturado. La grasa que sufre demasiada oxidación presenta, generalmente, un color negro y olor a quemado característicos. Además, su composición se endurece.

ESCASEZ DE LUBRICANTE

Insuficiente lubricante en un rodamiento tiene también consecuencias adversas. Cuando la lubricación no es suficiente, puede generarse calor y excesivo desgaste del metal durante la operación. Si un rodamiento de repente se vuelve ruidoso y/o incrementa mucho su temperatura, puede ser que se esté generando desgaste en sus componentes.



Grasa tomada de un rodamiento con escasez de lubricante, muestra el brillo de las pequeñas partículas metálicas resultado del desgaste.

EFECTOS DE LA LUBRICACIÓN INADECUADA EN LOS RODAMIENTOS

Quemaduras en la pista interior de un rodamiento de bolas (arriba) y pista exterior (abajo): contacto metal con metal debido a la descomposición de la película de lubricante.

Deformación de la cara del reborde de un rodamiento cónico: metal dañado por la excesiva generación de calor.

Pista exterior y rodillos de un rodamiento cilíndrico con descascarillado y desgaste moderado causados por falta de lubricante.

Información de la Confederación Nacional de Talleres

You May Also Like

2 thoughts on “Inadecuada lubricación de rodamientos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given in /homepages/31/d691262025/htdocs/clickandbuilds/TuChalan/wp-content/plugins/yikes-inc-easy-mailchimp-extender/public/classes/checkbox-integrations.php on line 121